Accesibilidad y recursos educativos digitales: descubriendo otros formatos

Somos docentes comprometidos con la educación inclusiva y la accesibilidad. Manejamos las herramientas para crear recursos educativos digitales aunque nuestros conocimientos técnicos no son suficientes para validar el cumplimiento de las pautas de accesibilidad para recursos digitales. Sobre los recursos educativos accesibles hay mucho por aprender. Una forma de aprender es hacernos preguntas. Esta vez es sobre los formatos de los documentos que ponemos a disposición de nuestros alumnos.

Estamos preparando un material de lectura en soporte digital, ¿será imprimible o es estrictamente digital? ¿en qué dispositivos será leído? ¿incluye imágenes, tablas, gráficos o enlaces (al documento y fuera de él)? ¿tiene incrustado objetos multimedia, audio o videos? ¿requiere la instalación de un software específico para ser leído? ¿bajo qué licencia se encuentran los objetos que vamos a incorporar en nuestro material?

Otro recurso educativo que los docentes preparamos con frecuencia son los tutoriales. Y de nuevo, ¿será imprimible o estrictamente digital? ¿en qué dispositivo será leído? Si es video, ¿está subtitulado? ¿está sincronizado el texto con la imagen y el audio? ¿se escucha con claridad, sin ruidos ni interferencias? ¿la imagen es nítida y está enfocada en lo que queremos mostrar? ¿le servirá a un alumno con discapacidad visual? ¿y a otro con discapacidad auditiva?

En ambos casos, ¿por qué limitarse a un único modo de presentación y no aceptar complementarios. En el caso del material de lectura, archivos en formatos diferentes como *.doc, *.odt, *.pdf, *.epub ¿Nos animamos a preparar un audiolibro en MP3 o DAISY?

El docente creador de los materiales de estudio para sus alumnos debe considerar, además el diseño instruccional de su curso, aspectos técnicos y jurídicos.  Así que convido al que guste a buscar y hallar respuestas para alguna de estas cuestiones. La fundamentación nos ayudará a comprender mejor la complejidad del problema.

 

Accesibilidad y recursos educativos digitales: descubriendo otros formatos

Accesibilidad, discapacidad y tecnologías adaptativas

Una colega y amiga, Marisa Conde, compartió recientemente un documento titulado “Accesibilidad para discapacitados”. Sin proponérselo, su lectura me ayudó a organizar algunas ideas sueltas que daban vuelta buscando dónde y cómo caer. Y aquí comparto alguna de ellas.

Aunque parezca una cuestión lingüística, es necesario emplear los términos correctos para refererirnos a las personas con discapacidad. En una viñeta no exenta de humor, se decía que las “pizzas son especiales”, las “copas y los vasos tienen capacidades diferentes, pero si hablamos de personas, son eso, “personas con discapacidad”. Con más rigor, recomiendo la lectura del artículo que Matías Sánchez Caballero (1) publicó en el Observatorio de la Accesibilidad. Lo notable es que en el sitio del CyL Digital, el artículo (2) se denomina “Guía de programas para personas con discapacidad”, el nombre del archivo es “programasparapersonascondiscapacidad.pdf”, pero el documento enlazado se titula “Accesibilidad para discapacitados”.

Otro aspecto no menor es contextualizar la información contenida en el documento, ¿quién es su autor? ¿cuándo se escribió o publicó? ¿a quién va dirigida? De la URL se deduce que es un documento presentado por el Programa Castilla y León Comunidad Digital (CYL Digital) en la sección Ciudadano Digital. Con algo de maña, sabemos que el autor es Dinamizador2 y se publicó el 13 de agosto de 2011 y su url es http://www.cyldigital.es/articulo/guia-programas-para-personas-con-discapacidad. Un pequeño pero necesario ejercicio de alfabetización informacional para mejorar la comprensión lectora.

Este marco temporal no es menor: Las versiones de Windows más difundidas entonces eran Windows XP y Windows. Todavía reinaban los objetos flash (opacos para los lectores de pantalla).  Las tablets tenían apenas un año de vida. Los smartphones y la conectividad 3G no eran tan masivos. Hoy, Windows 10 está ganando una importante cuota de mercado, se adoptó el estandar HTML5 (3) para el desarrollo de contenido web, las tablets y los  smartphones ocupan una cuota mayor de mercado y requieren especificaciones de hardware y de software más exigentes con el uso de los recursos.

Para las personas con discapacidad, las tecnologías de apoyo son instrumentos que facilitan distintas actividades de la vida cotidiana. En general, el criterio para elegir una u otra herramienta adaptativa se basa en tres criterios:

  1. que sirva para resolver el problema,
  2. que pueda usarse en múltiples escenarios y situaciones y
  3. que sea estable.

Para los puntos 1 y 2, la aplicación debería ser lo más parecida a la navaja de origen suizo. Y para el último punto es necesario considerar la estabilidad del sistema operativo y la comunidad de desarrolladores que la sostiene.

Si la aplicación funciona bien con Windows XP, ¿por qué arriesgarse a migrar a Windows 10, cuando todavía el propio sistema operativo no es estable? Si la comunidad de desarrolladores es numerosa y muy activa, la probabilidad de que se hagan mejoras en el producto y se actualice a los nuevos requerimientos tanto de usuarios como de sistemas operativos será más alta. Comunidades pequeñas, cerradas o “atadas” a un emprendimiento comercial (salvo honrosas excepciones) no garantizan el desarrollo de la aplicación en el tiempo.

Una buena práctica a la hora de recomendar software es conocer los usos, costumbres y “mañas” de las personas que podrían utilizarlo. Entre las personas con discapacidad visual, los lectores de pantalla más difundidos son JAWS (software privativo) y NVDA (software libre). Ambas corren bajo Windows. Las alternativas para iOS (VoiceOver) y Linux (ORCA) tienen muy baja aceptación entre los distintos usuarios. Más allá de la reticencia para adoptar la “Siguiente Gran Innovación”, los cambios se aceptan en tanto supongan una mejora significativa en la calidad de vida del usuario.

A partir del lema de la Organización Mundial de las Personas con Discapacidad “Nada sobre nosotros sin nosotros”, podemos aportar valiosas contribuciones si estamos atentos a cómo cada quien vive su condición de salud y las estrategias adaptativas que desarrollan, aplicar las buenas prácticas de la alfabetización informacional al momento de recomendar referencias y bibliografías y tener presente que la accesibilidad es una cuestión de derechos humanos que nos concierne a todos.

¿Cómo podríamos mejorar nuestra solidaridad para con las personas con movilidad, comunicación o comprensión reducidas?

 

 

(1) El texto enmascara este enlace: http://www.observatoriodelaaccesibilidad.es/espacio-divulgativo/articulos/terminos-adecuados-referirnos-personas-discapacidad-iii-parte.html

(2) El texto enmascara este enlace: http://www.cyldigital.es/articulo/guia-programas-para-personas-con-discapacidad

(3) El texto enmascara este enlace: https://www.w3.org/TR/html5/

 

Accesibilidad, discapacidad y tecnologías adaptativas

Educación superior, TIC y accesibilidad

Pensando en voz alta, comparto algunas inquietudes sobre un aspecto no muy explorado en la educación: la accesibilidad académica.

Para consolidar un modelo educativo de enseñanza y aprendizaje que integren TIC, es necesario considerar la accesibilidad como un atributo de calidad. Accesibilidad entendida más allá de la discapacidad y el cumplimiento de las pautas para el acceso al contenido web: involucra a las prácticas docentes y expresa una política institucional. Esto implica un cambio de actitud: salir a detectar las barreras ocultas que impiden o perturban el acceso a la información y el conocimiento para las personas con comunicación, comprensión o movilidad reducidas. Por ejemplo, las personas cuya lengua materna sea diferente al español, tendrán dificultades para comprender textos académicos en ese idioma, pero no puede asociarse a una discapacidad.

Por otra parte, los avances tecnológicos suelen encandilar a docentes y funcionarios para adoptar “la siguiente gran innovación”.  Discernir cuáles contribuyen a crear comunidades de aprendizaje y de práctica según el modelo educativo de la universidad es un reto que exige reconsiderar perfiles de egresados, modalidad y alcance de la oferta académica y la consistencia interna de cada elemento constitutivo del PLE.

Incorporar los Recursos Educativos Abiertos y Accesibles en el trabajo pedagógico propician aprendizajes significativos en contexto. Generar espacios de reflexión para los equipos docentes sobre sus propias prácticas ayudan a desnaturalizarlas y a desarmar prejuicios.

Resumiendo, los entornos educativos virtuales reflejan políticas institucionales, perfiles de graduados emergentes de los diseños curriculares y las prácticas docentes que los llevan a cabo. Su diseño debería mostrar la coherencia y la consistencia interna entre ellos. A tono con las actuales tendencias, aplicar los principios del Diseño Universal en los entornos (tanto físicos como virtuales), el diseño curricular y los recursos educativos propuestos contribuyen al posicionamiento de la universidad y las carreras ofrecidas como referentes en la sociedad.

Educación superior, TIC y accesibilidad

Sobre fraudes, exámenes y calidad educativa

Una noticia de la (para nosotros) lejana Argelia sacudió algunas siestas locales: El Estado argelino bloqueaba temporalmente el accceso a Facebook, Twitter y los servicios 3G. Su objetivo: evitar el fraude en los exámenes de bachillerato oficiales, después de dadas a conocer filtraciones.
Hasta aquí, hechos. Sobre los hechos, una pregunta:  ¿qué valoramos cuando evaluamos? Y de esa pregunta otras muchas para pensar entre todos…

¿son estos exámenes masivos instrumentos válidos para acreditar saberes y competencias? ¿qué valores transmiten los maestros para que los alumnos (futuros ciudadanos) estén tentados a cometer fraude? el “oficio de estudiar” equivale a aprender las estrategias para aprobar exámenes a como dé lugar o para afianzar aprendizajes significativos? Prohibir, bloquear, suspender y otras acciones coercitivas ¿garantizan la inexistencia de fraude en los exámenes?

¿Cómo evitan las respuestas fraudulentas en las evaluaciones que les proponen a sus alumnos?

Sobre fraudes, exámenes y calidad educativa

Sobre urgencias, necesidades y tiempos

Mitad de año, balances parciales, sensaciones repetidas en una sociedad aturdida por la inmediatez, subyugada por la ubicuidad y saturada de información. Comparto con las palabras que Quino puso en boca de su Mafalda: “Cómo siempre: lo urgente no deja tiempo para lo importante”.

 

Se administra la escasez. Es la escasez lo que hace valioso a un recurso. El tiempo es una medida de la vida, de la que tenemos la única certeza: se termina. Si el tiempo es oro, y la platita va y viene, el tiempo es sobradamente más valioso que el oro y la platita… ¡porque va y no vuelve! Si queremos mejorar nuestra calidad de vida sin menoscabar la calidad de nuestro trabajo, comparto este artículo y los invito a llevar la bitácora sugerida por unas cuantas semanas. Probablemente, nuestra sorpresa sea mayúscula! ¿se animan?

 

http://justificaturespuesta.com/docente-sabes-cuantas-horas-trabajas-la-semana/

Sobre urgencias, necesidades y tiempos

Aprendiendo del agua que se abre paso

Primera semana de marzo. Retomamos actividades en proyectos ya arraigados y asumimos nuevos compromisos. Definir el camino a seguir buscando consensos y aceptando disensos que nos ayuden a crecer es un trabajo arduo del día a día. Involucra tanto a los compañeros de ruta que nos acompañan desde hace rato como a los nuevos que se suman al desafío.

Comparto con ustedes un fragmento de un texto para leer, reflexionar, meditar, aprender. Nuestro trabajo requiere que todo cuanto hagamos pase por la cabeza, el corazón y las manos. Como el agua que se abre paso…

Observa las cascadas.
Si les retiramos las piedras de su camino, perderían su canción. Son los obstáculos los que hacen que nuestras aguas prosigan.
Ninguna roca, por más dura y resistente que sea, es capaz de detener el agua. Esta tiene la sabíduría para contornearla y seguir adelante, con la fuerza de la suavidad.
Nada es más suave y al mismo tiempo tan fuerte como el agua, que fluye firme y lentamente, con la sabiduría de tener el mismo destino del hombre: seguir adelante.
Así también es nuestra vida. Los obstáculos existen para hacernos caminar más firmes, más determinados, totalmente entregados, confiando en la existencia. Fe y redención.

Extraído de http://www.todopositivo.com/pps/ObservaLasCascadas.php

Aprendiendo del agua que se abre paso

Nuevo año con aprendizajes y desafíos

Mi percepción, a medida que envejezco, es que NO HAY AÑOS MALOS.

Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos.

Mi percepción, a medida que envejezco, es que NO HAY AÑOS MALOS.

Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje. Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla, dependen de nosotros; el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad.
Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo.

SER FELIZ ES UNA DECISIÓN, no nos olvidemos de eso.

Entonces, con estos criterios, me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año, porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas: a aprender a amar – a dejar huella – a ser felices.

En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo; y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:

Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. A esta tierra vinimos a cansarnos…

Valorar la libertad como una forma de vencerme a mí mismo y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer, y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.

El tercer y último punto, cultivar el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas, en pos de cosas mejores.

Hacernos cariños y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de los micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos.

Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas independientes de los recursos, se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.

Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos, tiene que ver con la inteligencia espiritual.

Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias.

Si logramos trabajar en estos puntos – y yo me comprometo a intentarlo -, habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos, sino que con la actitud con la cual enfrentemos lo que nos toca.

Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés: Se achican.
Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro”

MAMERTO MENAPACE, monje benedictino.

 

¡¡Qué nunca les falte un sueño por el que luchar, un proyecto que realizar, algo que aprender, un lugar donde ir y alguien a quien querer!!…

Hice mío un texto ajeno: frecuentemente, encuentro la sabiduría dosificada en las palabras adecuadas, para un proceso de reflexión, contemplación y compartir con otros. Una mirada más acerca de cómo crear sociedad aprendiendo en red.

Nuevo año con aprendizajes y desafíos