Construcción de la identidad de la universidad en el siglo 21

En la clase de hoy presentaron el libro de Clark Kerr, “Os Usos da Universidade – Universidade Em Questão”. Un texto interesante por los múltiples niveles de lectura que ofrece: historia de la educación superior desde la perspectiva del autor, protagonista de los cambios en la UC Berkley en los sesentas y setentas, el vínculo de la universidad con la comunidad (el concepto de multiversidad) y el ejercicio metacognitivo que ofrece a partir de conferencias en tiempos clave sobre los distintos modelos de universidad y la identidad de una universidad como “organización vivible”.

Me llevo “para la rumia”, (esa meditación profunda simiente de nuevos saberes) las palabras del Prof. Pedro Melo: ¿es posible pensar un modelo de universidad con “personalidad propia?

A vuela pluma, creo que si. El modelo de universidad (inglesa, francesa, alemana) es un punto de partida para pensar el rol de la universidad en el siglo 21. Pero esa universidad es hija de su tiempo. Pudo haber nacido con una fuerte impronta humanista (al estilo inglés propiciado por Newman) o profesionalista (inspirado en la napoleónica). Pero en este “aquí y ahora”, estos escenarios cambiaron. No sólo cambiaron las ideas. También las tecnologías hicieron lo suyo: la ubicuidad ya no se limita al aprendizaje, alcanza también a la gestión.

Solemos decir que la universidad produce conocimiento  avanzado (investigación), pero también forma personas altamente capacitadas para resolver problemas complejos (docencia) y asumir un fuerte compromiso para con la comunidad en la que está inserta (extensión). Las decisiones que van tomando las sucesivas gestiones van construyendo el futuro. Y como se puede construir, vale la pena planificar estratégicamente con mucho cuidado, pensando prospectivamente.

Esta idea no es nueva. Subyace en la Reforma Universitaria de Córdoba  es un hito crucial en la historia de la educación superior. Muchas de las banderas enarboladas en el Manifiesto fueron tomadas como propias en el Mayo Francés cincuenta años más tarde.  Y que hoy pueden (y deben) ser revisadas desde el contexto de cada universidad.

Para que esta revisión sea fecunda, es importante desarmar prejuicios. Y aprovechando que en el día de hoy el autodenominado “conjunto de instrumentos informales” Les Luthiers obtuvo el premio de la Fundación Princesa de Asturias, me permito compartir “Rhapsody in balls“, fragmento de su espectáculo “Lutherapia”, donde desde el humor se advierte la transición del prejuicio a la construcción de algo nuevo, respetando orígenes e identidades.

¿Seguimos pensando juntos?

Anuncios
Construcción de la identidad de la universidad en el siglo 21