Accesibilidad, equidad de género y escritura

Ciertamente, el lenguaje refleja más que lo que las palabras dicen. Es un problema de los lingüistas revisar los usos correctos del idioma para que reflejen la equidad de género y la no discriminación por cuestiones tanto de género como por discapacidad. Cuando este problema sale de la academia y llega a la calle, las personas lo convierten en una necesidad sentida. Y buscan sus propias soluciones. No está mal, pero algunas de esas soluciones generan más problemas que el que se quiere resolver.

Una primera acción positiva que pueden hacer las personas es ampliar su vocabulario y utilizar (cuando corresponda) palabras neutras para denotar género. Un ejemplo. Si estoy refiriéndome a quienes estan realizando un curso puedo elegir “alumnos y alumnas” o bien “estudiantes”. En este caso, como docentes, también estamos reforzando lo que aprendieron en “Prácticas del Lenguaje”, sino también mostrar recursos TIC muy interesantes como los diccionarios en línea para buscar sinónimos.

En los últimos años en el mundo académico se puso de moda reemplazar las “a” y las “o” por otros caracteres como por ejemplo “@” y “x”. El resultado, desastroso. Las personas (excepto en su etapa de alfabetización) no leen palabras sino patrones emergentes. Por eso pueden comprender mensajes donde faltan letras o están escritas al revés (Facebook está lleno de estos ejemplos en sus memes).

Nuestros cerebros no están entrenados aún para reemplazar las vocales por el arroba o la x. Si con alguna dificultad pueden comprender el significado de “Bienvenid@s” (arroba se parece bastante a una vocal), con “Bienvenidxs” un cerebro ya bien alfabetizado emite una señal de alerta por falta de ortografia. Y para colmo, se dan situaciones de uso que rayan en el ridículo. En un texto “inclusivo” usado en el Taller de Escritura Académica de uno de los postítulos que ofrece el Instituto Nacional de Formación Docente se pudo leer esto: “Lxs sujetxs”, que según esta corriente de pensamiento sobre escritura inclusiva debería leerse “Los sujetos y las sujetas”…

Estos ejemplos muestran problemas que alcanzan a todos las personas, con o sin discapacidad. En este segundo grupo, las cosas se ponen peor. Si la persona tiene comprensión reducida, le complicamos innecesariamente el acceso al texto. Estas innovaciones profundizan su problema de comprensión. Y si es usuaria de lector de pantalla, el mensaje queda confuso, ya que esa persona escucharía “bienvenidarrobas” o “bienvenideks”.

Resumendo, el problema de la escritura que respete la equidad de género es grave y requiere que los lingüistas y filólogos hagan un trabajo serio y exhaustivo. Mientras tanto, los docentes podemos trabajar con eso simplificando la escritura (el uso de términos neutros para denotar género) o bien respetando las normas del buen escribir vigentes pero con un fuerte trabajo en clase y en casa sobre la cuestión de fondo. La violencia de género no se resuelve con @ o x que entorpecen la lectura, sino inculcando valores desde “la panza”.

Accesibilidad, equidad de género y escritura

Accesibilidad y recursos educativos digitales: descubriendo otros formatos

Somos docentes comprometidos con la educación inclusiva y la accesibilidad. Manejamos las herramientas para crear recursos educativos digitales aunque nuestros conocimientos técnicos no son suficientes para validar el cumplimiento de las pautas de accesibilidad para recursos digitales. Sobre los recursos educativos accesibles hay mucho por aprender. Una forma de aprender es hacernos preguntas. Esta vez es sobre los formatos de los documentos que ponemos a disposición de nuestros alumnos.

Estamos preparando un material de lectura en soporte digital, ¿será imprimible o es estrictamente digital? ¿en qué dispositivos será leído? ¿incluye imágenes, tablas, gráficos o enlaces (al documento y fuera de él)? ¿tiene incrustado objetos multimedia, audio o videos? ¿requiere la instalación de un software específico para ser leído? ¿bajo qué licencia se encuentran los objetos que vamos a incorporar en nuestro material?

Otro recurso educativo que los docentes preparamos con frecuencia son los tutoriales. Y de nuevo, ¿será imprimible o estrictamente digital? ¿en qué dispositivo será leído? Si es video, ¿está subtitulado? ¿está sincronizado el texto con la imagen y el audio? ¿se escucha con claridad, sin ruidos ni interferencias? ¿la imagen es nítida y está enfocada en lo que queremos mostrar? ¿le servirá a un alumno con discapacidad visual? ¿y a otro con discapacidad auditiva?

En ambos casos, ¿por qué limitarse a un único modo de presentación y no aceptar complementarios. En el caso del material de lectura, archivos en formatos diferentes como *.doc, *.odt, *.pdf, *.epub ¿Nos animamos a preparar un audiolibro en MP3 o DAISY?

El docente creador de los materiales de estudio para sus alumnos debe considerar, además el diseño instruccional de su curso, aspectos técnicos y jurídicos.  Así que convido al que guste a buscar y hallar respuestas para alguna de estas cuestiones. La fundamentación nos ayudará a comprender mejor la complejidad del problema.

 

Accesibilidad y recursos educativos digitales: descubriendo otros formatos

Accesibilidad académica: buscando fundamentos jurídicos

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad invita a los países miembros a revisar sus legislaciones y prácticas al respecto. De acuerdo con el artículo 75, incisos 22 y 23, el Congreso de la Nación Argentina con la Ley 26378 inicia el trámite legislativo para que esta Convención tenga jerarquía superior a las leyes.

En este contexto, el Consejo Interuniversitario Nacional aprobó el Programa integral de accesibilidad en las universidades públicas (2011). Este programa se basa en las indicaciones de la Convención, la CONADIS y la Ley de Educación Superior (específicamente en el artículo 2 modificado).

Por otra parte, el principio jurídico “la ley se presume conocida por todos” queda plasmado en el artículo 2 de la ley 340 (Código Civil).

Este somero marco jurídico obliga a los docentes a considerar cómo seleccionar o crear recursos didácticos accesibles. Más aún, si se tratara de formadores de formadores…

¿Cuál es el marco jurídico en sus comunidades para mejorar la accesibilidad académica o curricular?


Accesibilidad académica: buscando fundamentos jurídicos

Creatividad, problemas y Modelo IDEAL

De genio y de loco, todo el mundo tiene un poco, dicen en el pueblo. Y Serrat llamó a los niños “esos locos bajitos”. Esta nota que me acercó Marisa Conde me recordó esto y unas viejas notas acerca del Modelo IDEAL para la solución de problemas. 

En el libro de John Brandsford y Barry Stein, Solución IDEAL de problemas. Guía para mejor pensar, aprender y crear (publicado por Labor en 2003) se destaca el hecho de que todo cuanto nos rodea es solución a un problema. Desde las señalizaciones para el tráfico, las leyes y … los adminículos de nuestra vida diaria. Y una cita de Joseph Juran “Los problemas tienden a ser resueltos en el nivel en que ocurren por la gente que conoce más de ellos y tiene más urgencia en verlos resueltos” explicaría las elecciones de estos niños…

Este enfoque requiere de la creatividad. Como muchos de nuestros talentos, traemos una buena dosis “de fábrica”, y entrenarla para que se desarrolle en todo su potencial.

Los chicos traen esa creatividad fresca, miran al mundo con ojos sorprendidos, sus oídos atentos a descubrir nuevas voces y sonidos… pero algo va pasando y entramos en una suerte de letargo. ¿Recuerdan el encuentro del Principito y Saint-Exupèry?

¿Qué podemos hacer para despertar nosotros de ese letargo y alentar la creatividad de nuestros niños?

Y me queda picando, otra pelota: Si somos seres sociales, que necesitamos la mediación del otro para aprender y crecer, si insistimos con el valor de la familia para el desarrollo integral de nuestros niños, ¿por qué sería problema que los adultos colaboren en la creación de invenciones, más allá de las bases de un concurso?

Creatividad, problemas y Modelo IDEAL

Enlace

La discapacidad desde la perspectiva de los derechos humanos

Hoy se celebra el Día de los Derechos Humanos. Se entregan oficialmente los Premios Nobel y en Argentina se celebra el retorno a la vida democrática después de difíciles años donde se vulneraron los derechos humanos.

Por otra parte, el abordaje de la discapacidad fue evolucionando desde el enfoque médico hasta el enfoque social. En 2006 las Naciones Unidas presentan la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Es la primera convención sobre Derechos Humanos del siglo 21 y creo que hoy conviene releerla para repensar nuestras prácticas…

Destaco algunos puntos que considero relevantes:

  • Primero se es persona, luego vienen los con y los sin (discapacidades)
  • Al pensar en términos de Diseño Universal y de adecuaciones razonables, queda relegada a un segundo plano la discusión sobre las barreras físicas y comunicacionales
  • Es la sociedad la responsable por la inclusión genuina de todos sus miembros, en especial, aquellos con alguna discapacidad

Es un texto demasiado rico como para dejarlo encerrado en una entrada de un blog pequeñito… ¿Y si lo seguimos pensando entre todos?

¿Qué hacemos por una educación inclusiva?

La discapacidad desde la perspectiva de los derechos humanos